FACTOR URBANO

Cities & Communities

¿Quién es el culpable del alza de los alimentos?

Emol
Lunes 14 de Febrero de 2011
Krugman.jpg

Paul Krugman
The New York Times

Estamos en el medio de una crisis global de los alimentos. Los precios mundiales de éstos alcanzaron valores récord en enero, producto de los gigantescas alzas de trigo, maíz, azúcar y aceites. Esto tendrá un impacto brutal en los pobres del mundo, que gastan la mayor parte de sus ingresos, en alimentos básicos.

Pero, las consecuencias de esta crisis van mucho más allá de lo económico. Después de todo la gran pregunta detrás de los levantamientos en contra de los regímenes en el Medio Este no es tanto sobre por qué están ocurriendo, sino por qué ocurren este momento. Y hay pocas dudas de que el alza en los precios de los alimentos ha sido un gatillante de la rabia popular.

Entonces ¿qué hay efectivamente detrás de estas alzas de precios?

Los americanos de derecha (y los chinos) culpan a las políticas de “fácil dinero” de la Reserva Federal. En tanto, el Presidente Nicolás Sarkozy acusa a los especuladores de “extorsión y pillaje”.

Pero la evidencia cuenta una historia aún más siniestra. Lo que efectivamente está atrás es la extensión con que severos eventos climáticos han afectado la producción agrícola del mundo. Y esos eventos son la consecuencia esperable del cambio climático. Entonces, los precios que observamos hoy, son sólo el principio.

No se puede desconocer que, en cierta medida, las alzas en los precios de los alimentos son parte del boom general de precios que viven los commodities desde principios de 2009, principalmente gracias al rápido crecimiento industrial de los mercados emergentes.

Pero, con excepción de en los país muy pobres, el aumento de los ingresos no tiene un gran efecto en la cantidad que come la gente. Es verdad que el crecimiento en naciones emergentes como China lleva a un alza en el consumo de carne, y, por lo mismo al aumento de la demanda por alimentación animal. También es verdad que las materias primas agrícolas compiten por tierra y otros recursos con los cultivos alimenticios, como ocurre con la producción subvencionada de etanol. Entonces efectivamente tanto el crecimiento económico como las malas políticas energéticas han jugado un papel en la explosión de los precios de los alimentos.

Pero, aún así, hasta el verano pasado los precios de los alimentos estaban muy rezagados de los de otros commodities. Pero entonces, golpeó el clima.

Consideremos el trigo, cuyo precio prácticamente se ha doblado desde el último verano. La causa inmediata del alza es obvia: la producción mundial cayó drásticamente. La causa principal de esa declinación, de acuerdo a la información del USDA, refleja una caída abrupta en Unión Soviética. Esto ocurrió porque una ola de calor y la sequía elevó, por primera vez en la historia, las temperaturas de Moscú por sobre los 100 grados Fahrenheit.

El calor en Rusia fue sólo uno de los muchos eventos extremos, desde el clima seco en Brasil a las inundaciones bíblicas que afectan a Australia.

La pregunta entonces es ¿Qué hay detrás de este clima?

En cierta medida observamos los resultados de La Niña—un fenómeno natural en el que las aguas del Pacífico equatorial se vuelven más frías– y que históricamente ha sido asociada con crisis de alimentos. Pero, esa no es la historia completa. El 2010 es, junto con el 2005, uno de los años más calurosos de los que se tenga registro. Temperaturas récords se registraron no sólo en Rusia, sino en otros 19 países, cubriendo un quinto de la tierra del planeta. Y tanto las sequías como las inundaciones son consecuencias de un planeta más caliente. Como siempre, no se puede atribuir todo o cualquier evento climático a los gases invernadero. Pero el modelo que observamos, donde lo extremo se vuelve cada vez más usual, es justamente lo que se puede esperar del cambio climático.

La evidencia sugiere que lo que estamos viviendo ahora es sólo un primer impacto de lo que implicará económica y políticamente, un mundo más caliente. Y, dado nuestro fracaso para actuar en los gases invernadero, hay mucho más y mucho peor por venir.

February 5, 2011, 12:05 pm

Soaring Food Prices

What’s behind the surge in food prices? The usual suspects have made the usual claims — it’s all about the Fed, or it’s all about speculators. But I’ve been looking at the USDA World supply and demand estimates, and what stands out from the data is mainly that we’ve had a huge global harvest failure.

Here are some percentage changes in world grain production between 2008/2009 and 2010/2011, according to the USDA estimates:

DESCRIPTIONUSDA

Overall grain production is down — and it’s down substantially more when you take account of a growing world population. Wheat production (this time not per capita) is way down.

You might ask why a production shortfall of 5 percent leads to a doubling of prices. Part of the answer is that some kinds of demand are growing faster than population — in particular, China is becoming a growing importer of feed to meet the demand for meat. But the main point is that the demand for grain is highly price-inelastic: it takes big price rises to induce people to consume less, yet collectively that’s what they must do given the shortfall in production.

Why is production down? Most of the decline in world wheat production, and about half of the total decline in grain production, has taken place in the former Soviet Union — mainly Russia, Ukraine, and Kazakhstan. And we know what that’s about: an incredible, unprecedented heat wave.

Obligatory disclaimer: no one event can be definitively assigned to climate change, just as you can’t necessarily claim that any one of the fender-benders taking place right now in central New Jersey was caused by the sheet of black ice currently coating our roads. But it sure looks like climate change is a major culprit. And it’s not just the FSU: extreme weather elsewhere, which again is the sort of thing you should expect from climate change, has played a role in bad harvest around the world.

Back to the economics: if you want to know why we’re having a spike in food prices, the data suggest that the key cause is terrible weather leading to bad harvests, especially in the former Soviet Union.

Update: The USDA has estimates of price elasticities. For the United States, they put the price elasticity of demand for breads and cereals at 0.04 — that is, it would take a 25 percent rise in price to induce a 1 percent fall in consumption.

February 6, 2011, 10:37 am

Food: The Late Surge

Just a note, mainly to myself, about global food prices: food was actually a latecomer to the commodity price surge. Here are IMF indexes for all commodities and just food since the early-2009 low, shown as natural logs so that the slope represents the growth rate:

DESCRIPTIONIMF

Overall commodity prices have been rising rapidly since world industrial production bottomed out. Food prices mostly didn’t follow until last summer — which is when the weather started going crazy in Russia and elsewhere.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 2011/02/20 by in Economía, Geopolítica and tagged , , .
%d bloggers like this: