FACTOR URBANO

Cities & Communities

Gestión por sobre tamaño

Cuestionar las posturas finalistas respecto del tamaño, abriendo un espacio a la gestión  de la ciudad, regala una oportunidad para mejorar.

por Julio Poblete – 07/03/2011 – La Tercera

Artículo original

LA DISCUSION respecto de la conveniencia de aumentar la cantidad de suelo urbanizable dentro de la Región Metropolitana tomará vuelo nuevamente. Estará centrada en la modificación del Plan Regulador Metropolitano (PRMS) y así también en el resultado final de la tramitación de los tres Proyectos con Desarrollo Condicionado (conocidos como PDUC),  que se ubican en la periferia poniente de Santiago.

En pos de aportar a ese debate, quisiera introducir una variable hasta hoy ausente: la capacidad de poder gestionar grandes ciudades y administrarlas exitosamente. Mi reflexión la hago apoyado en un escrito del McKinsey Global Institute (MGI) que me enviara un amigo durante el verano.

El MGI señala que más que la condición de “grande” o “pequeña” de una ciudad, es la capacidad de sus autoridades para desplegar una buena o mala gestión de ese territorio, la que fija que ese tamaño sea adecuado o no. Es la gestión la que determina que esa aglomeración urbana agregue valor por su tamaño o genere deterioro y empobrecimiento por la misma razón. En otras palabras, la forma como gestionamos una gran ciudad es la que condiciona que las economías de escala generadas por ella superen a las deseconomías. El artículo añade que la complejidad de “lo grande” puede sobrepasar la habilidad de gestión disponible y es ahí donde uno debe fijarse para quedarse con un tamaño de ciudad “trabajable”.

Me parece notable la afirmación del MGI, porque relativiza los argumentos absolutos respecto de la conveniencia o inconveniencia de “lo grande”. Por cierto que las grandes ciudades, como Santiago, requieren de una planificación de largo plazo, pero con igual importancia, de extraordinarias capacidades de gestión y administración urbana. Es respecto de esta última dimensión donde considero que el modelo de “Desarrollo con Condiciones”, planteado justamente en la modificación del PRMS y en los PDUC, contiene el germen correcto, dejando en la norma el principio que la ciudad no sólo crece, sino que esa expansión hay que gestionarla. Pone importantes obligaciones a los desarrolladores de esas nuevas áreas y, a la vez, abre espacio para nuevos modelos de gestión urbana y de administración del desarrollo urbano, orientado a que sea sostenible en el tiempo y con un proceso de agregación de valor permanente. Pone a públicos y privados alineados en pos de una meta.

Me llama la atención que varios de los elementos que MGI levanta como claves para una gestión exitosa en “grandes ciudades” están contenidos en la normativa que rige los PDUC y también en la propuesta de modificación del PRMS. Aspectos como asegurar el financiamiento del gasto urbano (mantención de áreas verdes, pavimentos, iluminación, etc.) y de las nuevas inversiones (con mecanismos como aportes, cobros por uso o por impacto) están presentes en ambas iniciativas, así como también políticas específicas de vivienda social donde se exigen cuotas de viviendas sociales o cuotas de suelo con destinación preferentemente social.

Cuestionar las posturas finalistas respecto del tamaño, abriendo un espacio a la gestión y administración de la ciudad, regala una oportunidad para hacer mejor las cosas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 2011/03/07 by in Ciudades, Opinión and tagged , , .
%d bloggers like this: