FACTOR URBANO

Cities & Communities

Sergio Baeriswyl, Premio Nacional de Urbanismo 2014: ‘En Chile no existe ninguna ciudad que esté preparada para resistir un tsunami’

Antes, Concepción estaba en Penco, 11 kilómetros al norte de donde está hoy. Pero un terremoto y un tsunami ocurridos en 1751 hicieron que la ciudad se trasladara al valle de Mocha, donde reposa hoy. Lo que las autoridades de la época quisieron evitar con esa decisión, fue exponer a la población a un nuevo desastre. Si esa determinación se hubiera mantenido en el tiempo habría marcado un hito en la historia de la planificación urbana de Chile. Pero pasaron 60 años, y Penco volvió a habitarse. Doscientos años más tarde sufrió las consecuencias, cuando fue arrasada por el tsunami de 2010.

“Esa es la historia de nuestro país”, dice el arquitecto y Premio Nacional de Urbanismo 2014, Sergio Baeriswyl, pieza crucial del ordenamiento urbanístico del Gran Concepción desde 2000 y Coordinador General del Plan de Reconstrucción Urbana del Borde Costero de la Región del Biobío, post 27/F. “Cuando las ciudades no asumen su condición de ‘zona de riesgo’, no se avanza. Identificarlas no significa hacerlas caer en desgracia, sino acondicionarlas para que cuando suceda otro desastre natural, las casas y sus habitantes estén mejor preparados”, afirma.

Dice Baeriswyl que los chilenos no aprenden. Que tal como pasó en el siglo XVIII con Penco, sucedió después del maremoto del 60, con Puerto Saavedra, que insistió en pararse en el mismo lugar. “Basta con mirar lo de Chaitén, que después de la erupción del volcán, volvió a recibir a sus antiguos habitantes exactamente en la misma zona de riesgo”.

Aunque el arquitecto de la UC de Valparaíso y doctor en Urbanismo de Karlsruhe (Alemania) reconoce que las ciudades son mejores que antes, advierte que no hay que ser autoflagelantes, pero dice que falta.

¿Qué falta?

Una normativa antitsunami. En Chile se avanzó mucho con la norma antisísmica (1972 en adelante), pero en materia de maremotos sólo contamos con una especie de “guía de cálculo para edificaciones susceptibles de ser afectadas por tsunami”, que la hizo un equipo de expertos inspirados en normas norteamericanas.

¿Por qué es sólo como guía?

Porque es sólo una norma técnica del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que rige sólo para las viviendas que haga el Estado vía subsidio. Fue aprobada el 5 de diciembre de 2013 y aunque es un gran avance, sólo rige para las viviendas sociales y no para los proyectos privados. Para ellos, es sólo una referencia.

¿Se puede decir, entonces, que en cuatro años no se ha sacado ningún reglamento que vele por la construcción de viviendas mejor adaptadas a zonas de tsunamis?

Sólo esto que acabo de mencionar y hace poco. Se ve en zonas como Dichato que el Serviu ha construido viviendas sociales tipo palafitos, que implica que los primeros pisos son inundables y en cierta forma protege la vivienda. Pero no se puede obligar a los que construyen casas por su cuenta o a inmobiliarias a hacer lo mismo.

¿Cómo se comportaron las ciudades del norte con el reciente desastre natural?

Mostraron tener gente preparada para evacuar a los cerros, pero desde el punto de vista de la planificación urbana, no había nada. Basta con ver lo sucedido en las cárceles, con gendarmes liberando presos para evitar un desastre, o en los asilos, con cuidadores abandonando a los ancianos por el riesgo inminente. Se vio también cómo pacientes eran trasladados en camillas cerro arriba, porque los hospitales no estaban protegidos. Me parece de una realidad absurda en un país sísmico como el nuestro. ¡Nosotros deberíamos ser un ejemplo para el mundo!

Y no sólo no se exportan ideas, sino que no se generan teniendo los laboratorios de ensayos acá mismo.

Es cosa de aplicar sentido común al diseño en materia de construcción. Como, por ejemplo, en el caso de los hospitales, instalando equipos electrógenos en los pisos superiores de un edificio y no en subterráneos que son los primeros que se inundan con maremoto. Todo eso y más, hay que tenerlo normado.

via Sergio Baeriswyl, Premio Nacional de Urbanismo 2014: ‘En Chile no existe ninguna ciudad que esté preparada para resistir un tsunami’ | País | La Tercera Edición Impresa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 2014/04/06 by in Riesgos.
%d bloggers like this: